Thor Ragnarok

Thor: Ragnarok, la mejor comedia de Marvel Studios

Advertisement

Preventa amorialcine.com

Llevamos casi 7 años desde que Marvel Studios nos mostró por primera vez a Thor. Y desde esa primera película en 2011 hemos visto como el personaje ha sido el dios nórdico del trueno, un vengador, hermano de uno de los villanos principales del MCU y sorprendentemente, uno de los miembros más cómicos de la franquicia. Esto último en especial, es algo que Taika Waititi, director de Thor: Ragnarok, quiso aprovechar en su film y sin duda, lo logró de forma sublime. Thor: Ragnarok es una mezcla de varios proyectos antiguos de Marvel y al mismo tiempo, es una sorpresa grata con relación a la dirección que quiso tomar. No es casualidad que se haya convertido en uno de las películas mejores reseñadas en la historia del universo cinematográfico.

Thor es un personaje cuya trilogía ha tenido sus altibajos. En el 2011, con la llegada de Thor dirigida por Kenneth Branagh (Harry Potter y la Cámara de los Secretos (2002)), el mundo se sorprendió por lo carismático que podía llegar a ser el personaje. Con 77% en Rotten Tomatoes y un 7,5 en IMDB, la primera del épico Thor presentó al mundo de Asgard de manera digerible y agradable, preparando sutilmente los eventos a venir en Los Vengadores (2012), presentándonos a Loki y al tesseract. Dos años más adelante llegó Thor: El Mundo Oscuro (2013) y lamentablemente, la secuela no contó con el mismo aprecio que su predecesora. Con un 66% en Rotten Tomatoes, El Mundo Oscuro no fue recibida de la misma forma que otras películas de Marvel y es vista como una de las menos consistentes de toda la franquicia. Pero ninguna de estas dos le llega a los talones a Ragnarok, pues la tercera en la historia del personaje llega a nuevos niveles incluso para el universo de superhéroes.

En esta ocasión, Thor tiene que enfrentar a Hela (Cate Blanchett), la diosa de la Muerte y la Destrucción, quién quiere apoderarse de Asgard para controlar el resto de los mundos. Los hechos que ocurren en el film ya los hemos visto antes; sea en películas de Marvel o no. Pero Waititi nos envuelve estos hechos en formas completamente distintas, haciendo que se nos olvide que quizás todo lo vimos en otro lado. Una vez más, vemos como nuestro personaje pierde su martillo, arma un nuevo equipo y se une con Loki pero ninguno de estos tres acontecimientos se habían contado de esta forma. Cuando Thor pierde a Mjolnir, la película no trata de hacerte pensar que él podrá recuperarlo alguna vez sino que te quiere hacer entender que Thor tiene que vivir con ésta pérdida (algo que no se ha explorado lo suficiente en Marvel). En el momento que llega la inminente unión entre los hermanos, los personajes expresan lo mismo que nosotros pensamos: ¿Hasta cuando Loki y Thor van a ser enemigos? En un punto, incluso Thor llega a decir que su relación es un ciclo: se pelean, hablan, son familia de nuevo, se vuelven a pelear, etc. Y la película logra transmitir todos estos sentimientos con una carga importante. En otras palabras, las acciones de los personajes tienen repercusiones y por primera vez en el MCU, sentimos que hay consecuencias.

Ahora, ¿a qué le hace referencia Waititi en esta película? Los cineastas del film quisieron ridiculizar y criticar en cierta forma el mito de Thor y los superhéroes de Marvel. El ser un “héroe” es una de las temáticas principales de la película, y no hay momento desperdiciado para desmitificar a los superhéroes. En muchas ocasiones de intriga y drama, se utiliza alguna clase de “gag” o chiste para humanizar a todos estos personajes. La película se burla de varios momentos similares a cosas que ocurrieron en Thor, Los Vengadores e incluso, El Increíble Hulk (2008). Pero no sólo hace referencia a películas del mismo Marvel, sino a otros clásicos del cine. Como Thor y Hulk se encuentran en un planeta futurista enfocado en la lucha de esclavos, la película utiliza a Gladiador (2000), Willy Wonka y la Fábrica de Chocolates (1971) y Butch Cassidy and the Sundance Kid (1969) como principales ejemplos a seguir.

Pero más importante es la similitud que tiene con Guardianes de la Galaxia (2014), película de la que no sólo roba su esquema de colores pero también su gran uso del humor. Jamás habíamos tenido a un Marvel tan colorido y alegre. De comienzo a fin, es una película que aprovecha su guión para darnos un mundo con miles de personajes variados en personalidad y diseño. Valkyrie, la nueva compañera de Thor; Korg, un hombre con forma de piedra y la aparición de Jeff Goldblum como Gran Maestro son tremendas adiciones a la franquicia. Cada uno aporta a la historia y al universo de manera distinta, siendo personajes divertidos e importantes. Pero ninguno llega a ser tan fantástico como Hela. A Marvel siempre le ha costado crear un verdadero villano y por primera vez siento que lo lograron.

Hela es todo lo que un villano debe ser. Tiene un propósito sencillo y predecible pero es bastante claro y lógico en comparación con otros planes de otros villanos. Es carismática pero temible. Es terrible pero al mismo tiempo, hermosa. Hela, y por supuesto, Cate Blanchett, es una de las mejores adiciones al mundo de Thor y Marvel, y va a costar que logren superar su personaje.

Pero no diré más pues lo que queda es que la vean. Aprovechen que ya se encuentra en cartelera por todos lados. ¡Véanla ya!

Para más información síguenos en Amo ir al Cine.

 

 

Comments

comments

Advertisement

Chasqui Mobile