amo_ir_al_cine_lego_ninjago_critica

Ninjago: Lego se perdió fuerza

Advertisement

Preventa amorialcine.com

Luego de ver The Lego Movie (2014) y Lego Batman (2017) uno esperaría que en una tercera entrega de la franquicia hubiera más o, al menos, la misma cantidad de risas. Si bien el contenido de las películas de Lego está cien por ciento dirigido al público infantil, no debería pecar por predecible o aburrido.

La historia de Lego Ninjago habla de uno de los 6 ninjas entrenados por el Maestro Wu (Jackie Chan), el ninja Verde Lloyd (Dave Franco). También es conocido por ser el hijo de Garmadon (Justin Theroux), el villano de la película. Lloyd sabe perfectamente que su padre es el supervillano, dada a la ausencia del mismo durante su infancia busca derrotarlo. El rencor, y la desesperada búsqueda de atención de su padre, lo llevarán a “invocar” a un gato que empezará a destruir la cidad de Ninjago. Así Lloyd, Garmadon y sus compañeros ninjas se verán en la búsqueda del “arma maestra MAESTRA” para vencer al monstruo gatuno.

En esta ocasión la película empieza sin la cinemática a la que acostumbramos. Pero eso es lo menos importante. Lo que es rescatable es que Ninjago está atadísima a la serie que la precede. Probablemente ese es el motivo por el que se hace cansona de ver e incluso predecible. La película podría acoplarse, perfectamente, a un episodio especial de la serie y de seguro encajaría mucho mejor.

Si la pudiésemos comparar con The Lego Movie o Lego Batman la principal diferencia es que estas dos tienen cierta irreverencia y chistes descarados que agarraban muchísimo al público, tanto a los niños como a los grandes.

En los primeros minutos de la película Ninjago descarga casi toda (por no decir toda) su carga cómica. Acumula unos cuantos chistes como “ver los dedos” que no tienen por la anatomía del personaje, el tamaño de las comidas y el juego con los bloques de Lego; incluso aparecen gags y guiños de memes evidentísimos. Dándole a la audiencia cierta risa fácil que se va perdiendo a lo largo de la cinta.

A nivel visual la película es bastante agradable, curiosa incluso. Guardan los detalles de edición con los que empezaron los Brickfilms, lo que le da mucha gracia visual. También detalles como la fluidez de los tiburones y delfines en las máquinas de Garmadon, la sencillez del bosque de bambúes y la movilidad de los “Meca” de cada ninja es preciosa, seguramente más de uno se sentirá metido en un Transformers para niños con ellos. Sin dejar a un lado la unión del Gato que se mete en el mundo Lego; seguramente a más de uno le quedará la duda de ser CGI o no en más de una oportunidad.

En otras palabras: es seguro que Lego Ninjago queda por debajo de las otras dos películas de la franquicia en cuanto a historia y gags. Esperemos que la secuela de The Lego Movie que viene el año que viene nos dé una sorpresa y no signifique una caída para las películas de Lego.

Comments

comments

Advertisement

Chasqui Mobile