amo_ir_al_cine_MECANICA_DEL_CORAZON

Cuidar de tu corazón bajo tres reglas

Advertisement

Preventa amorialcine.com

Hace 4 años me enteré que harían la película basada en el libro La Mecánica del Corazón y, sinceramente, no podría haber recibido una noticia mejor. Pero sí la recibí: el director y el guionista sería el mismo escritor, Mathias Malzieu; además su banda: Dionysos sería la encargada de realizar el soundtrack. Todas y cada una de mis ilusiones estaban en el cielo, sin embargo, se desvanecieron cuando me enteré que la cinta no vendría a Venezuela.

“La pudiste haber visto en la computadora”. Sí, ese es otro tema, pero no importa.

Ya la vi (luego de 4 años) y es momento de hablar de ella.

Creo que ambos (libro y película) han logrado capturar de una manera magnifica lo que se siente estar enamorado y los riesgos que uno toma al estarlo. Con un estilo animado muy a lo Tim Burton o tal vez a lo Henry Selick con Coraline (2009).

Una atmósfera bastante oscura en la logran desarrollar una historia de amor como si hubiese sido escrita por un niño: sencilla, inmediata, mágica e, incluso, insensata y peligrosa. Abandonar casa por quitarle el ojo accidentalmente a un bully, dejando atrás a su madre adoptiva, huir de Jack el destripador, encontrarse y hacerse amigo de George Méliès.

Para algunos la historia puede resultar demasiado “sencilla”, personalmente: está muy bien así porque no hay mejor manera de experimentar el amor a través de una película animada que con personajes como Jack llenos valentía (y locura), capaces de arriesgarse a entregarle su corazón sin dudar a alguien como Miss Acacia, con quien compartió una canción la primera vez que se vieron. Tomando en cuenta las tres reglas que acarrea llevar un corazón de reloj cucú como el de él: no tocar las agujas, controlar tu ira y jamás enamorarte.

Algo que me encantó ver en el film es que, a diferencia del libro, Miss Acacia sí se coloca los lentes para ver claramente a Jack, además, el detalle de las espinas saliendo de su cuerpo, rodeándole el cuello, brazos y torso, cada vez que se sentía asustada o amenazada le daba un “toque” más poético a lo que es ese personaje. Lo que quiere y lo que teme. Además el acompañamiento musical, cada canción hacia de la película una fantasía de amor aun mayor.

Por otro lado, no sé si me gustó que el final no fuese el mismo del libro. Bien: el final del libro me hizo odiar a Miss Acacia y, quizás, un poco a Malzieu por haberme hecho sufrir (y amar) junto a Jack a lo largo de la historia. El final de la película me dejó en “neutro” luego de traerme con sonrisas a lo largo de esa hora y media, porque si bien era lo que hubiese querido leer en el libro: no sé si quería que me dieran el final que quería en la película.

Comments

comments

Advertisement

Chasqui Mobile