Amo_ir_al_cine.

El Rey Arturo te enseña a acabar con la dictadura like a boss

Advertisement

Preventa amorialcine.com

Las grandes leyendas siempre son dignas de ser contadas. Por esta razón trascienden a lo largo de la historia. Hay casos en los que la leyenda en sí misma es impresionante, pero quien la cuenta es el verdadero encargado de cautivar a los demás con ella. Con Rey Arturo: la leyenda de la espada (2017), Guy Ritchie cuenta una historia medieval y clásica de una forma comercial, urbana, moderna y visualmente épica.

La película no narra la leyenda en un formato tradicional, sino busca darles a las hazañas del Rey Arturo un dinamismo diferente que, a pesar de ser novedoso para las historias medievales, es común para el cine. Esto es normal en el séptimo arte, porque hacer una película no se trata de inventar técnicas; ese no es el objetivo principal, sino usar los métodos ya existentes de forma adecuada para que la historia sea cautivadora. Y esta cinta posee su gancho en la estética, porque la narración es un poco apresurada, aunque nunca deja de entretener. Además, el montaje trata de relajar con comedia al estilo de Piratas del Caribe (2003 – 2017), pero forzando un poco los chistes.

Muchos venezolanos podrían identificarse con la película, ya que no verán una clásica batalla entre caballeros, sino un enfrentamiento épico entre hooligans y guardias nacionales afines a un “líder” represor. La diferencia es que este dictador termina enfrentando al héroe y no se queda escondido bailando salsa.

Es interesante cómo una misma historia puede ser relatada de muchas maneras. La humanidad ha escuchado la leyenda de Excálibur durante siglos, y cada quien se la ha imaginado a su manera, pero Rey Arturo: la leyenda de la espada no permite que las personas dibujen el cuento en sus cabezas, sino que aprecien la acción visualmente titánica que Ritchie pintó sobre el lienzo.

Comments

comments

Advertisement

Chasqui Mobile