amo_ir_al_cine_IDENTIFICADOR

¿Quién engañó a los Guardianes de la Galaxia?

Advertisement

Preventa amorialcine.com

Todo niño, aunque sea por tan solo un minúsculo momento, ha deseado ser un superhéroe o tener la capacidad de realizar hazañas increíbles. Muchos de esos infantes siguen vivos dentro de hombres adultos, y por esa razón, las películas de superhéroes son para padres e hijos por igual. Muchos de esos niños crecieron sin adquirir sus poderes, pero se convirtieron en directores, escritores y actores de cine que a través de sus películas le mostraron a la humanidad cómo sería el mundo si los superhéroes existieran. De esta forma, el resto de esos héroes sin poderes vio su fantasía materializada a través de una pantalla.

Esta utopía se debe a visionarios que le regalaron un tesoro a la raza humana: las historietas de superhéroes. Esa fue la semilla que germinó hasta dar frutos y mostrarles a las audiencias caricaturas hechas “realidad”. Según la Real Academia Española se puede entender por caricatura: “Obra de arte que ridiculiza o toma en broma el modelo que tiene por objeto”. Y Guardianes de la Galaxia. Volumen 2 (2017) es una comiquita dentro del Universo Cinematográfico de Marvel. A pesar de contar con actores de carne y hueso, la película mantiene los elementos caricaturescos de las novelas gráficas y agrieta el “realismo” mostrado desde Iron Man: el hombre de hierro (2008) hasta la actualidad.

En este caso, el término “caricatura” no es sinónimo de “ridículo” o no busca catalogar a la cinta de manera negativa; la pieza no se burla de los superhéroes, simplemente tiene un estilo que desentona con las demás películas de Marvel, pero que es válido en sí mismo. Esto lleva a una interrogante: ¿cómo encajarán los Guardianes de la Galaxia en Avergers: Infinity War (2018)? Porque una saga que en su mayoría solo ha mostrado seres humanos puede cambiar por completo al incluir: un mapache, un árbol antropomorfo y quién sabe cuántas razas más de extraterrestres. Si aunque sea una pizca del estilo de Guardianes de la Galaxia (2014-2017) llega a formar parte de la tercera entrega de Los Vengadores, el largometraje va a ser como ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988); las películas en vida real de Scooby-Doo (2002-2004), las cuales tienen humanos de verdad y un perro animado por computadora; o la serie Son of Zorn (2016).

La animación y el maquillaje que dan vida a incontables alienígenas no son el problema de la brecha que sufre el realismo en este universo, sino los acontecimientos y las situaciones fuera de lugar que están ligadas a ellos. Algunas secuencias de Guardianes de la Galaxia. Volumen 2 (2017) terminaron siendo absurdas, cuando su único objetivo era ser graciosas o impactantes. La cinta, al igual que su antecesora de 2014, abusó de la comicidad y el humor, así como lo han hecho otras películas del Universo Cinematográfico de Marvel. En un guion, los chistes son válidos solo cuando son necesarios: Tony Stark es un personaje sarcástico cuya autenticidad está en las bromas, Thor es ingenuo entre los humanos porque no conoce sus costumbres y eso genera gracia, Capitán América es de otra época y su desactualización se presta para momentos cómicos, pero en ambas entregas de Guardianes de la Galaxia hay muy buenos chistes mal utilizados o mal ubicados; muchos de ellos innecesarios. Sin embargo, también hay excelentes chistes colocados en el momento preciso de la película y que se adaptan perfectamente a sus personajes y a las situaciones, y esa es la comedia que caracteriza la línea editorial de Marvel, no las escenas absurdas que transforman las gracias en morisquetas.

Absurda o no, Guardianes de la Galaxia. Volumen 2 supera a su precuela en todos los aspectos, empezando porque este filme sí tiene una pelea final cuerpo a cuerpo digna de cerrar una epopeya, y la profundidad de la historia la hace más interesante y épica, aunque no deje de ser una comiquita en carne y hueso.

Comments

comments

Advertisement

Chasqui Mobile